Vamos a dar la Nota

En entradas anteriores hemos propuesto bailar, caminar, reír, tocar, meditar, pintar mandalas…
Pues bien, una terapia muy extendida es la “música”, ya que ayuda a desarrollar la creatividad y a mejorar las relaciones sociales. En niños se usa para mejorar su autoestima, atención y concentración, la coordinación, el aprendizaje y la socialización. Hablamos de la “musicoterapia” que podríamos definir como un proceso por el que se ayuda a una persona a recuperar la salud a través de experiencias musicales y de las relaciones personales que se pueden llegar a desarrollar gracias a ellas. Esta se emplea también con personas que no están enfermas, sencillamente para desarrollar su creatividad o mejorar el estrés.

Todo nuestro cuerpo es un instrumento musical, desde la cabeza hasta los pies, que vibra con la voz. El sonido percibido, sobre todo el de nuestra voz, contribuye a cargar de energía nuestro cerebro a través del oído. Este sonido actúa como una fuente de energía, no solamente a nivel psicológico, sino también en el aspecto fisiológico. La voz humana no es solamente una frecuencia sonora, también es portadora de elementos afectivos y emocionales que la hacen ser única. Todo esto permite utilizar el canto como una herramienta que nos hace sentir mejor.

El efecto benéfico de la música no acaba aquí, ya que también se utiliza para la preparación al parto, puesto que las vibraciones sonoras emitidas ayudan a la dilatación y poseen cualidades analgésicas.

Existen numerosas investigaciones que apoyan el empleo de la musicoterapia en personas con diferentes problemas físicos, intelectuales o sociales.
Las vibraciones sonoras cuando cantamos aumentan la secreción de endorfinas que son péptidos (pequeñas proteínas) derivados de un precursor producido a nivel de la hipófisis, una pequeña glándula que está ubicada en la base del cerebro. Los estudios demuestran que las endorfinas son capaces de inhibir las fibras nerviosas que transmiten el dolor, además de actuar a nivel cerebral produciendo experiencias subjetivas.

Veamos ahora los beneficios que nos proporciona cantar.
• La voz está en contacto directo con el punto donde surgen las emociones más profundas y es el instrumento perfecto para poder expresarlas.
• Cuando cantamos respiramos con más profundidad, mejoramos la frecuencia respiratoria y utilizamos el diafragma.
• Utilizar la voz nos permite encontrar una postura relajada y correcta.
• En la emisión vocal todo el cuerpo entra en resonancia y vibra. Estas vibraciones sonoras facilitan la relajación de los tejidos, la dilatación y la auto analgesia.
• El canto es un medio de comunicación entre la madre y su hijo, ya que contribuye a crear un vínculo temprano, profundo y estable entre ellos.

AGORA.

Share on Facebook Share

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: