Caminar, energía dulce

Caminar es un ejercicio esencial para desarrollar la movilidad del cuerpo y la armonía de sus funciones. Es una maravillosa fuente individual de energía dulce renovable: el contacto repetido y regular con el suelo recarga tus baterias nerviosas.

▷Las horas del amanecer y puesta de sol son las mejores para caminar ya que la energía electromagnética terrestre es entonces más fuerte que en cualquier otro momento del día.

▷ Si tienes la ocasión de caminar con los pies descalzos, (en la hierba húmeda por el rocío o sobre la arena de una playa por ejemplo) es lo ideal: rápidamente almacenarás mucha energía, que pasa por las plantas de los pies y circula por todo tu cuerpo.

▷ Camina en un escenario natural cada vez que puedas: campo, bosque, a lo largo de un curso de agua, en un parque, un jardín, etc.

▷ De quince a veinte minutos de marcha diaria ya es en sí mismo un excelente programa para mentenerte en forma.

▷ Caminar genera muchos beneficios saludables a tu cuerpo, es increible que algo tan simple aporte tanta energía y ayude a amortiguar, notablemente, los contratiempos y desafíos del día a día.

▷ Camina con soltura sin nada en las manos para permitir que los brazos se balanceen libremente.

▷ Para adquirir más movilidad y flexibilidad, camina punta-talón: posa primero la punta del pie, después el pie, después el talón. Para aprender, entrena caminando hacia atrás hasta que sientas bien el movimiento.

▷ Este modo de caminar evita que la columna vertebral y los intestinos sufran choques brutales; estimula la energía de los dedos de los pies (donde se sitúan los puntos-reflejos de la cabeza y de los órganos de los sentidos).

▷ La comumna vertebral se pondrá por sí misma en una posición correcta durante la caminata si andas llevando un objeto – real o imaginario- sobre la cabeza.

▷ Debes saber que para liberar las tensiones que bloquean la respiración puedes realizar espiraciones contra resistencia: espira con los labios casi cerrados, como para soplar a través de un tubito, vaciando los pulmones a fondo.

▷ Puedes también modular la espiración al ritmo de melodías conocidas o emitir un sonido que dejas resonar en la boca, la nariz y la garganta (¡las vibraciones sonoras van a excitar las zonas sensibles del paladar y de las fosas nasales que estimularán por vía refleja todas las partes del cuerpo!)

▷ Después deja que el aire entre por sí mismo en los pulmones sintiendo primero que el vientre se infla. En este ejercicio la espiración es activa y la inspiración pasiva.

▷ Estas espiraciones contra resistencia aumentan el aporte de oxígeno al cerebro (tu memoria y tu concentración mejorarán) y estimulan la circulación sanguínea en todo el cuerpo.

▷ Además, bostezar, suspirar, gruñir, canturrear, cantar, gritar, reír y llorar constituyen medios irremplazables (los que utiliza espontáneamente el niño pequeño) para liberar la respiración y expresar las emociones (toda tensión afectiva repercute automáticamente sobre la respiración, bloqueándola en posición inspiratoria)

R.M.

Fuente: Manual de los iniciados.

ShareShare on Facebook

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: