Meditación Creativa «OM»

El sonido del omega es, «om». Al final de tu día, siéntate en calma apoyan­do tus pies en el suelo. Respira abundantemente durante tres minutos. Imagina que tus pies se abren y que de tu corazón sale una cuerda verde que atraviesa tu cuerpo y llega al centro de la Tierra. Mira la energía ver­de esmeralda de la Tierra que sube por esta cuerda, pasa por tus pies y si­gue por tus piernas y tu torso hasta alcanzar el corazón. Mírala y siente cómo llena tu cuerpo con toda esa energía.

Ahora, abre la coronilla a las energías doradas de los cielos y déjalas que fluyan bajando hasta tu cora­zón. Mira cómo esta energía dorada llena todo tu cuerpo. Imagina que las dos energías combinadas llenan tu cuerpo y salen a través de tu corazón en oleadas de gratitud mientras espiras con el sonido «om». Ahora, aleja las imágenes.

Tan sólo respira hondo y emite el sonido «om» mientras es­piras. Con este sonido, simplemente relájate sintiendo amor y gratitud. Deja que tu mente se relaje cuando dices el «om» mientras espiras. Sien­te gratitud y practica esto entre cinco y siete minutos.

Después de unos pocos minutos observa las energías tanto de la Tierra como de los cielos que fluyen a través de tu cuerpo y tu corazón y van hacia la Tierra mientras espiras.

Di «om» y siente agradecimiento. Entonces, imagina que tu coronilla se cierra y que todo exceso de energía abandona tu cuerpo por los pies. Imagina las plantas de los pies que se cierran y experimentan gratitud. Relájate, y si algún pensamiento o ima­gen fluye, deja que se aleje. Sólo siente gratitud por tu día y por tu vida. Di «om» mientras espiras, cada vez en voz más baja a medida que pasa el tiempo. Por fin, di «om» en silencio durante unos cinco minutos. Termina experimentando el zumbido silencioso del sonido «om» mien­tras sientes la gratitud. «Ommmm».

Cuando estés a punto para volver a la realidad y reintegrarte a ella, estira tu cuerpo con suavidad y abre los ojos. Toma tu mano izquierda y toca tu antebrazo derecho, luego el codo. Toma tu mano derecha y toca tu codo izquierdo, luego el antebrazo. Toca la punta de los pies y el suelo con ambas manos. Respira hondo varias veces, relájate y vete a dormir.

Respira y emite el sonido «om» durante veinte minutos en total. Tus deseos de corazón se han dirigido al universo en la vibración de la crea­ción por la mañana y en la de la consecución al final del día. Es el princi­pio y el final de una meditación creativa con sonido.

Aquilino González Ramírez

ShareShare on Facebook

Anuncios

, , ,

  1. #1 por Jaluzele Iasi el agosto 12, 2013 - 10:32 pm

    My brother recommended I may like this blog.
    He used to be totally right. This post actually made my day.
    You cann’t consider simply how much time I had spent for this information! Thanks!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: