El Secreto de la Felicidad

Parece que en la medida que más se lucha por lograr la felicidad más se termina sufriendo para alcanzar lo que tanto se desea o se necesita.

El concepto de la felicidad resulta controvertido dada su directa relación con infinitud de emociones, creencias, pensamientos y hábitos que las personas hemos ido acopiando y desarrollando al respecto durante el transcursos de nuestras vidas y, sobre todo, a través del cúmulo de un buen número de experiencias personales.

A priori y para la mayoría de la población, ser feliz no parece ser algo sencillo de conseguir. Sin embargo, la buena noticia es que sí es posible lograrlo para cualquier persona que, en realidad, resuelva serlo con absoluta decisión y firmeza.

Veréis, ser feliz no es un algo innato, no consiste en sentirse bien y ya está. Nuestra experiencia cotidiana nos demuestra que -en más ocasiones de las por todos deseadas- sentirnos plenamente felices es una senda cuyo tránsito puede resultar muy poco feliz y aún menos alentador.

Las personas desean ser felices pues la felicidad es, de hecho, uno de los más distintivos rasgos de la humanidad. Pero la gente no sólo quiere la felicidad para sus vidas sino que, además, pretende atraparla a toda costa como una manera eludir el temor de ser infeliz (intensa fuente de estrés que incrementa el riesgo de enfermedad física y emocional).

Lo cierto es que la felicidad es una elección que exige esfuerzo y compromiso para mantenerla y conservarla. A ser feliz se aprende pero hay que trabajar a diario. Es una elección muy relacionada con la actitud personal con la que cada quién decide afrontar las cuestiones que la vida plantea de forma continuada.

Para lograr la felicidad personal es absolutamente necesario conocer cuál es su configuración, qué quieres y qué tienes que hacer para conseguirla. Luego será necesario hacer para tener. Necesitarás hacer un esfuerzo inmune al desánimo para tener aquello que “dices” que quieres alcanzar.

A la felicidad le ocurre como al éxito. No es un destino final al que se llega, es un viaje continuo, es una manera decidida de ir por la vida, esa vida que estrenamos cada vez que amanece.

Como se sabe, El Secreto se basa, entre otras importantes leyes, en la Ley de la Atracción. Esta dice básicamente que lo semejante atrae a lo semejante. Si tienes pensamientos emocionalmente intensos sobre lo fácil o difícil que resulta ser feliz estarás atrayendo pensamientos y actitudes semejantes al respecto.
Dicho de otra manera, si siembras pensamientos de dificultad y desaliento lo que vas a cosechar es más dificultad y más desaliento.

John Assaraf lo explica con sencillez en el libro de El Secreto. Dice “nuestra labor como seres humanos es mantener los pensamientos que queremos, tener totalmente claro en nuestra mente lo que queremos, y desde esa base empezar a trabajar con la ley de la atracción. Te conviertes en lo que más piensas, pero también atraes lo que más piensas”.

Nuestras vidas son un claro reflejo del resultado de nuestros pensamientos. Por eso resulta tan importante saber lo que se quiere para poder materializarlo, convertirlo en los contenidos deseados para nuestras vidas.
Si no te gusta cómo se desarrolla tu vida en estos momentos y quieres que cambie tienes que conseguir cambiar tus pensamientos, emociones y sentimientos al respecto. Si de verdad quieres que algo cambie tienes que cambiar tu forma de pensar, determinando consciente y poderosamente tu vida tal cual la deseas.

La razón por la cual la mayoría de las personas no obtienen de sus vidas cuanto quieren es porque piensan mucho más tiempo y con mayor intensidad en lo que no quieren que en lo que sí quieren obtener.

Todos creamos nuestras vidas a través de nuestros pensamientos y todos podemos elegir qué y cómo pensar. Siendo así ¿por qué no elegimos pensar aquello que más me beneficia en lugar de favorecer lo que me perjudica?

Lo que estás pensando hoy, ahora mismo, está cimentando tu futuro. Recuerda que creas tu vida con cada uno de tus pensamientos y siempre estas pensando en algo y, consecuentemente, siempre estas creando. La vida te devuelve acrecentado aquello en lo que te enfocas.

Tenemos la capacidad de crear nuestras vidas si decidimos incorporar esta nueva óptica y el tiempo siempre actúa en nuestro favor plasmando una nueva realidad que se habrá de convertir en la nueva experiencia.

La felicidad es el mayor tesoro que una persona puede lograr de su vida, saboreando todos los momentos con plenitud madura.

No hay motivos para seguir esperando a que se den las condiciones para que empiece la felicidad en tu vida porque no hay camino hacia la felicidad. La Felicidad es el camino.

¿Estás dispuesto a ser feliz? No te conformes con otra cosa menor. Feliz Vida.

Sergio Cutié.

Share Share on Facebook

Anuncios

,

  1. ¿Deseos para el próximo año? « Elsecreto's Blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: